Chistes Cortos

Era un niño tan bruto, tan Bruto, que cuando la maestra borraba la tarea del pizarrón, él la borraba del cuaderno.


En la escuela, la maestra dice:
A ver Luis, ¿cómo te imaginas la escuela ideal?
¡Cerrada, maestra!


Un francés quería ir a un safari y contrató a un guía mexicano y se fueron al safari. Estando en plena selva apareció un tigre, el mexicano corrió y el francés le gritó:
¡Esperra, esperra!
Y el mexicano le responde:
No, no es perra es, ¡tigre!


Era una señora tan gorda, pero tan gorda, que cuando salía en la televisión, salía en todos los canales.


Iba un matrimonio caminando por la calle y pasaron frente a una joyería, y ella le dice:
Mi amor, ¿me puedes comprar un collar?
Y él le contesta:
¿Que ya te cansaste de andar suelta?
Un viejito va al oculista, y le dan unos anteojos, y dice el viejito al oculista:
¿Está seguro que con estos anteojos voy a poder leer bien?
Y le dice el oculista:
¡Sí!
A lo que el viejito responde:
¡Que bueno, porque yo no sé leer!

Un pelón en un estadio de fútbol dice: Son 6 árbitros en la cancha, 22 jugadores en la cancha, 4522 espectadores, y esta maldita paloma me viene a cagar a mí.

Jaimito le dice a su padre:
¡Papá, papá, tengo una noticia buena y otra mala!
¿Cuál es la buena Jaimito?
¡Que he aprobado todas!
¿Y la mala?
¡Que es mentira!

No hay comentarios: